Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Estrella

La actual Iglesia Parroquial comenzó a construirse a finales del siglo XV, y en el XVI, y a consecuencia de la construcción del Real Monasterio de El Escorial, Navalagamella se convirtió en uno de sus más importantes proveedores de piedra y madera, llegando a contar con una población estimada de 9000 personas, hecho que motivó la ampliación de la Iglesia Parroquial en 1541.

Una vez concluida la construcción del Real Monasterio de El Escorial, con el fin de evitar el despoblamiento de los municipios circundantes y mantener la unidad estético-artística de los edificios más destacados de la zona, la Casa Real promulgó una pragmática mediante la cual se garantizaban una serie de beneficios a todas las localidades y órdenes religiosas que los remodelaran siguiendo el estilo herreriano. Navalagamella procedió a remodelar su Iglesia Parroquial de acuerdo con las directrices del nuevo estilo, pero manteniendo intactas las arquerías, la planta basilical románica y los cruceros de estilo gótico.

Para su construcción se emplearon grandes sillares de piedra y mampostería. En su interior cabe mencionar la capilla de la Inmaculada, situada en el bajocoro, en donde su encuentra una pila bautismal gallonada realizada en el siglo XVI. En el exterior del edificio destaca una cruz de piedra del XVII situada frente a la puerta principal de la Iglesia, así como el campanario de estilo herreriano.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar